Los roedores son una amplia variedad de mamíferos caracterizados por sus incisivos continuamente en crecimiento, que necesitan roer constantemente para mantenerlos a una longitud adecuada.

Esta categoría incluye varias especies, cada una con sus propias características distintivas. Aquí hay una descripción general de algunos de los tipos de roedores más comunes:

Ratones

Pequeños y ágiles, los ratones son roedores comunes que pueden encontrarse en entornos urbanos y rurales. Suelen tener orejas grandes y colas largas, y son conocidos por su capacidad para reproducirse rápidamente.

Ratas

Las ratas son roedores más grandes que los ratones y son conocidas por su capacidad de adaptación a una amplia variedad de entornos. Se dividen en varias especies, incluidas las ratas de alcantarilla y las ratas de techo, y pueden representar un grave problema de salud pública.

Ardillas

Estos roedores son conocidos por sus hábitos arborícolas y su capacidad para almacenar alimentos en sus mejillas. A menudo se les encuentra en áreas boscosas y suburbanas, donde pueden causar daños a los árboles y jardines.

Roedores domésticos

Hámsters

Pequeños y peludos, los hámsters son roedores domésticos populares como mascotas. Son conocidos por sus mejillas expandibles y sus patrones de actividad nocturna.

Castores

Los castores son roedores acuáticos conocidos por construir represas y lodazales en ríos y arroyos. Sus colas planas y peludas les ayudan a nadar, y sus incisivos afilados les permiten roer madera con facilidad.

Topos

Estos roedores subterráneos tienen cuerpos cilíndricos y patas delanteras desarrolladas para cavar. Son conocidos por sus túneles subterráneos y su capacidad para dañar cultivos y jardines.

Control de Plagas de Roedores

Dado que muchos roedores pueden transmitir enfermedades y causar daños a la propiedad, es importante implementar medidas de control de plagas para mantener su población bajo control.

Esto puede incluir el sellado de grietas y hendiduras en el hogar, el uso de trampas y cebos específicos para roedores, y la eliminación de fuentes de alimento y refugio.

En casos de infestaciones graves, puede ser necesario recurrir a servicios profesionales de control de plagas para una solución efectiva y duradera.

En resumen, los roedores son una amplia variedad de mamíferos que pueden representar tanto una molestia como un riesgo para la salud pública.

Comprender los diferentes tipos de roedores y cómo controlar su población es fundamental para mantener un entorno seguro y saludable tanto en entornos urbanos como rurales.

No obstante, en caso de que notes la presencia de alguna plaga, lo ideal es que, antes de que la situación empeore, contactes con un profesional. En Serviman Sanidad Ambiental nos abalan años de experiencia. Estaremos encantados de ayudarte, contacta con nosotros.

Traducir »
Ir al contenido